Un concierto lleno de recuerdos musicales

trinf

trinf

Desde hace varias semanas veníamos informando de Los Triunfadores del Festival, un concierto donde se reunirían algunos de los más representativos cantantes y autores del añorado Festival de la OTI (Organización de la Televisión Iberoamericana) que durante más de 20 años se realizó.

La noche del sábado en el Auditorio Nacional, recinto que ha sido fiel testigo de sus hazañas, les esperaba con una sala, una gran orquesta y 10 pianos en el escenario, la suma total nos regalaba pistas de lo que Musicalmente sería la velada. De inmediato Jesús Chucho Ferrer (+) hizo acto de presencia con su inolvidable tema del Festival. Música y voces que nos convocaban e introducían al túnel del recuerdo. Eran “voces en punto” quienes con sus habilidades nos remitían a los inolvidables Hermanos Zavala, sí, los personajes vestidos uniformemente y ubicados atrás de los músicos, esos que realizaban los coros a las canciones que entraban en la tan esperada competencia anual y que también, se hicieron, primero tradición y luego historia en nuestro país.

El momento llegaba y por los costados aparecían, Crystal, Imelda Miller, Manoella Torres, Gualberto Castro, Yoshio, Carlos Cuevas, Mario Pintor, Sergio Esquivel, Jesús Monarrez y Carlos Cuevas. Los aplausos de quienes se dieron cita de inmediato llegaron. Todo fue de a poco, el amo del bolero Carlos Cuevas, cortó el listón musical y el tema que en 1990 lo llevará a ganar la OTI Nacional e Internacional, ponía a corear a los asistentes.

Mario Pintor era esperado con “Mi éxito” y después de practicar a capela el coro con los asistentes, les cantó y lo acompañaron perfectamente en cada palabra de la canción, algunos tímidamente y otros sin inhibiciones vocales. Después llegó alguien que se encumbró en los años ochenta a través de la OTI, la trasparente voz de Cristal que ejecutando el piano cantó “Suavemente” de Sergio Andrade nos recordó por qué trascendió la barrera del tiempo. Una Canción no es suficiente fue tema ganador en autoría de Jesús Monarrez y fue justo quien presentó su canción con el recuerdo en el ambiente.

Una de las voces que México puede presumir al mundo, Yoshio tomó el micrófono para cantar “Lo qué pasó, pasó” y su emoción la sintió tan fuerte el de la primera fila como el que deambulaba por sus recuerdos en la última. Para ese momento “Un tipo como yo” insuperable letra, interpretada por su propio autor, Sergio Esquivel, motivaba a los asistentes, en automático estiraron los brazos hacia los costados para abrazar al amor de su vida, algunos no lo encontraron, pero igual lo extendieron. Fue el mismo Sergio quien presentó a la gran voz y presencia de Imelda Miller para que regalara “Qué alegre va María” con el que ganara el primer lugar para México en Brasil, igual que aquella vez, su voz dejó boquiabiertos a muchos más que uno.

Después vino el espacio con la invitada de honor, Manoella Torres demostrando que la voz se puede mantener perfectamente bien para toda la vida, con Acaríciame y Te voy a enseñar a querer, acarició (si me permiten la redundancia) a cada asistente. Y para quién no se encuentran palabras suficientes al momento de detallar su canto es para Gualberto Castro, un hombre que lo mejor es dejarlo que cante y disfrutarlo. Él recordó “Te amo”.

Así se dieron en secuencia varios inolvidables temas como; Con y por amor, Tiempos Mejores, Volverás con el verano. La casa extrañara, Ay Amor, Compás de espera, Quién partirá, Nadie se va del todo, Soy un pasado de moda, Será mañana, Hombre, Vive y para cerrar con todos los asistentes todos “Los Triunfadores del Festival” antes de despedirse agradecieron a todos los involucrados y a quien fue la otra mitad de la competencia más fructífera de talento musical, Don Raúl Velasco. Así, acompañados por el público cantaron “La Felicidad” Original del puño de Felipe Gil y Gualberto Castro y que defendiera en Puerto Rico el 15 de noviembre de 1975 obteniendo el primer lugar.

“Los Triunfadores de la OTI fue una producción fue de Genera Música, Darío De León y Arturo Velasco. Los arreglos y dirección musical fueron de Rodrigo Escamilla, y estuvieron acompañados por la agrupación “Diez Pianos” todos en su conjunto le dieron un sello muy particular a esta noche del recuerdo.

 

Fuente: DigitallPost.mx